La compañía ha desarrollado el test en un esfuerzo global coordinado de sus instalaciones en San Diego, Barcelona y Bilbao, en tiempo récord, y ha recibido recientemente la autorización de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios para su uso en muestras de sangre, plasma y respiratorias. 

Grifols dispone de una capacidad productiva de un millón de test a la semana en su planta de San Diego, EE.UU.

La tecnología del test, propia de Grifols, y con muy alta sensibilidad y especificidad utiliza la plataforma propia Procleix®, a través del analizador Panther®, instrumento totalmente automático y con una elevada capacidad de análisis de muestras por día.
 

Grifols (MCE: GRF, MCE: GRF.P, NASDAQ: GRFS), ha anunciado hoy que ha completado el desarrollo de un test molecular específico TMA (Amplificación Mediada por Transcripción) que permite la detección del virus SARS-CoV-2 en plasma, sangre y muestras respiratorias, con una sensibilidad equivalente o incluso superior a otros test moleculares, disponibles actualmente, como los basados en PCR.

Gracias a esta alta sensibilidad este test molecular permitiría también implementar estrategias de testado grupal de individuos (pool testing) multiplicando la capacidad de testeo de la población.

El test TMA es una solución de testeo completa y automatizada que incluye todos los reactivos, desde la preparación de la muestra hasta la obtención del resultado y se procesa en los equipos Procleix® Panther®, con capacidad para analizar más de 1.000 muestras diarias por instrumento.

“Disponer de la suficiente capacidad de testeo molecular es crítico para ayudar a controlar esta pandemia y tener un test con alta sensibilidad para abordar una posible estrategia de ‘pooling’ es sin duda, un factor diferencial, que lo podría hacer factible”, dijo Victor Grifols Deu, co-CEO de Grifols. 

El esfuerzo colectivo de los equipos humanos en San Diego, Bilbao y Barcelona ha permitido acelerar el desarrollo y producción de los test en menos de tres meses.

Grifols comenzó el desarrollo de su test para detectar SARS-CoV-2 la primera semana de febrero, gracias a una combinación de esfuerzos de sus equipos en San Diego (EE.UU.), Bilbao y Barcelona (España).

El diseño y fabricación del test se ha realizado en las instalaciones que Grifols tiene en San Diego, que concentran la producción global de este tipo de test, basados en la tecnología de Amplificación Mediada por Transcripción, propiedad de Grifols.

Posteriormente, los test se han validado en muestras de origen respiratorio en los laboratorios de Grifols-Progenika en Bilbao, que cuentan con una dilatada experiencia en el desarrollo y validación de herramientas de diagnóstico molecular en cualquier tipo de muestra clínica.

“Todo el talento de Grifols se ha volcado en desarrollar, producir y validar este test en tiempo récord, ha sido un auténtico trabajo de equipo. Estamos muy orgullosos del esfuerzo y el compromiso de nuestros colaboradores en estos momentos de crisis sin precedentes”, dijo Raimon Grifols Roura, co-CEO de Grifols.

Grifols es una compañía líder en el mundo en soluciones diagnósticas, con más de 100 años de historia y referente en países como Estados Unidos y Japón, en seguridad de las donaciones de sangre y plasma.


Grifols es representada por Diagnóstico UAL empresa líder en Perú, comprometida en proveer soluciones integrales escalables para Banco de Sangre, Laboratorio Clínico y Biología Molecular a nivel nacional, con calidad y profesionalismo, cubriendo las necesidades y expectativas de nuestros clientes en forma oportuna y eficiente.

Fuente de información: grifols.com